23.7.06

Esto es cool:

En respuesta a la pregunta, “¿qué es específicamente la buena poesía?” Zukofsky dice, “Es información precisa sobre la existencia desde la cual surgió.” Una imagen hace un reclamo histórico, es la apuesta del poema en el mundo y su garantía de producir consecuencias en el mundo. Y luego, continúa diciendo, “la buena poesía. . .es…información sobre su propia existencia…, el movimiento (y el tono) de las palabras”. Contra la temporalidad de la imagen, postula no al mythos o al logos sino al lenguaje, y especialmente a la producción física del lenguaje, su cercanía a la voz y al cuerpo de esa voz, a los labios, la lengua, a los pulmones del habla. En una entrevista, él se refiere a la palabra como una “cosa fisiológica.” La poesía tiene que ver con el organismo en el cual las personas realizan su vida diaria, y la forma humana, a pesar de la fugacidad de los cuerpos dados, es asombrosamente constante a través del tiempo. Es este hecho que acaso permite a la persona “que no sabe griego escuchar y obtener algo de la poesía de Homero: la de “sintonizarse” a la tradición humana, a su voz, la cual se ha desarrollado de entre los sonidos de las cosas naturales, y que por lo tanto se escapa de los confines del tiempo y el espacio, de maneras que uno difícilmente puede escapar de ellas, cuando se estudia a Homero desde su gramática”. La interacción de imagen y sonido, finalmente, permite una poesía de indagación precisa: esto es, la experiencia puede ser medida. No es pensamiento, pero el pensamiento se halla frecuentemente sobrevolando. Existe, según nos dice Zukofsky, una “interacción de conceptos.”
(Don Byrd, "La Poética del Sentido Común")

2 comments:

Oscar said...

¿Pero la palabra escrita puede ser testimonio del cuerpo? Yo creo que no, más bien lo borra. Saludos.

a kurtz said...

ok, concedido, pero pensemos por un momento: la palabra escrita, o más aun, la palabra impresa, es básicamente el medio o soporte desde el cual una inscripción sobrevive; pero también puede verse como la representación de un pronunciamiento originario, y éste viene precisamente del cuerpo.