7.2.08

Sobre la extraña relación con las Vacas Sagradas

¿Qué es una vaca sagrada? ¿Por qué tenemos una relación tan incómoda, y hasta cierto punto sadista, con esta figura retórica que utilizamos para el consagrado, el chiqueado, el bendito, el cortejado, el legitimado, el que, por azares de un destino que en realidad nunca tenemos claro pero que siempre denunciamos, se encuentra en una mejor posición (¿“privilegiada”?) para utilizar los espacios de presentación de su trabajo?

Por espacios de presentación me refiero a cualquier sitio o foro desde el cual una persona tiene posibilidad de hacer que su trabajo sea el centro de atracción. Puede ser en cualquier campo del conocimiento: no dudaría que en el ámbito de la ciencia, el de la ingeniería, el de las investigaciones en ciencias administrativas y mercadotecnia, el de la arquitectura, etc., existan figuras que desde afuera sean señaladas, criticadas, denunciadas y obviamente desacreditadas por aquellos que no forman parte o no tienen acceso a dichos sitios.

En el ámbito donde me desenvuelvo –por un laredo el grupúsculo cada vez más incierto y heterogéneo de escritorsetes locales, por otro laredo el grupúsculo desde siempre incierto de artistas plásticos y gestores y promotores culturales, y por otro laredo, el permanente simulacro del mundo (c)académico—el uso de la figura de la vaca sagrada se refiere a algo que quizá sea parte mito, quizá sea costumbre sosa de la víctima eterna, pero definitivamente es una manera facilista de descartar las obras sin necesidad de ponderar sus sentidos.

Fácil una docena de exposiciones y presentaciones de artistas con trayectoria, de escritores con obra publicada, han pasado desapercibidas por el ruido que provoca su supuesta condición de “sagrado”. Los asistentes a dichos eventos dejan de ver la obra y su posibilidad de comunicación, y se conforman con ver la “legitimación” que la recubre. Lo mismo sucede con cualquier persona que tenga la oportunidad de usar los medios, espacios e instituciones disponibles para promover su trabajo, con respecto a las personas que no hacen nada por obtener dichas oportunidades, pero sí tienen tiempo para cruzarse de brazos, colocarse en las orillas de las conferencias, lecturas, exposiciones, bienales, presentaciones de libros, tomar su vasito de vino agrio, y decirse a sí mismos “sí, pues sí, ÉL/ELLA es fulana o fulano de tal, claro que puede hacer con estos espacios lo que le dé su regalada gana. Es sagrado, intocable, y yo soy una nada, una suerte de esperma en busca de su huevito, eternamente en ciernes, siempre alejado de los reflectores, porque hay una conspiración secreta de personas que se encierran en salas especiales y seleccionan a las personas de mi tribu para ver quién sí y quién no tendrá oportunidad de brillar.”

¿Qué cuesta menos trabajo, el descrédito, o la sencilla, sensata y humilde acción de LEER Y APRECIAR lo que otros hacen, mismos que pueden considerarse compañeros, colegas, miembros de una horda particular? Si me pongo en la posición de estas personas clasificadoras de “santificados”, lo segundo “me daría hueva y no me ayudaría ocultar que no tengo los elementos para proponer algo lo suficientemente válido como para formar parte de ese ‘grupo selecto’. Mejor me encierro en mi cuarto a leer a Rimbaud, a decir que comprendo a Nietzsche y a atiborrar la blogósfera con diatribas llenas de bilis y adjetivos rampantes para ocultar el hecho de que no tengo absolutamente nada qué decir. Claro, salvo el hecho de proyectar una enorme y sadista envidia a las vacas sagradas. Porque son sagradas. Y yo no.”

3 comments:

irrra said...

justo y me recuerda hace un par de horas que caminaba con un amigo rumbo casa a casa, vimos una vaca, y yo mecione que eso es lo que comemos, mientras el la miro y se sorprendio del tamaño de la vaca (desconozco el tamaño promedio de la vaca pero este amigo crecio en el valle asi que acepte lo que dioj como cierto), esta se encontraba en un corral solo con un pequeño becerro. unos metros mas adelante note que tenian otro corral con mas vacas, aqui fue donde comprobe que efectivamente, aquella vaca de unos metros atras era mucho mas grande que estas otras, amontonadas en un corral de igual tamaño. supongo estas vacas amontonadas son las que señalan desde afuera, a aquella vaca regordeta y sagrada, o seran tan afortunadas como para no notar esto? sepa la chingada, yo no soy vaca pa saber esas cosas.

irrra said...

de quien son las fragmentos de texto entre comillas?

a kurtz said...

es una cita a la persona hipotética de la cual asumo su posición.