26.3.08

microficciones.

Hubo confusión después del beso: no supo si sus labios reposaron en la mujer indicada; hubo una confesión después del beso, puesto que ella dijo con su mirada lo que su esposa nunca pudo decirle.
**

Un arma de fuego en la mesa, el cañón humeante. O quizás era el humo del cigarro. Pero esos zapatos blancos definitivamente se asomaban detrás de esa cortina.
**
Nació, descubrió su realidad y, durante quince horas, gritó su presencia en este mundo. Minutos después, la chicharra murió.
**

Veinte años después, Bubilino el payaso sin vergüenza tocó a la puerta de la casa donde un niño había celebrado su cumpleaños. Al abrirla, el niño, convertido en adulto y completamente solo, esbozó una sonrisa.
**
Cuando despertó, la noche todavía estaba ahí.

7 comments:

dulce said...

Los pollitos se conocieron y enamoraron dentro del corral. Murieron sin saber que estaban dentro.

TelePedro said...

El globo voló tan lejos, que cuando se desinfló, el oxigeno ya no era necesario.

Anonymous said...

La realidad es tan fuerte que la operadora no pudo más que llorar antes de que le pidieran larga distancia.


C

El Raúl said...

Aquel gato tenía el sueño verdaderamente pesado... Afortunadamente, al final nos trajeron una jarra con agua y dos galletitas sin almendra.

Anonymous said...

...nunca sabrás que:

cecy said...

Al verlo en aquél bar, sabía que lo iba a amar tanto que esa misma noche quedé embarazada de él. La boda, la luna de miel, la casa de dos pisos con cochera eléctrica y los viajes a la playa pasaron por mi mente después de hacerle 10 llamadas y entender que nunca más lo iba a volver a ver.

Anonymous said...

-
Cuando estuvo internado en el sanatorio mental la enfermera se acercaba a tomarle la presion dos veces al dia.
-La gente que se checa la presion de entrada ya piensa que está enferma, y por lo tanto, también piensa en la muerte-. Pero los doctores lo hacían por que así tenian una evidencia de que tan vivo estaba (aún).
3/23/2008 3:19 PM paciente XXX 84/59.
--
No había nada en el mundo que disfrutara más que acostarme en el pasto, sobre su pecho y escuchar su corazón. Cuando se el fue, descubri el placer de tomarme el pulso.
---
Ayer en la noche, la fiesta.
Sólo pasamos cinco minutos ahí, lo suficiente para un saludo rápido a los viejos amigos y un abrazo.
-No podia esperar para hacer el amor-.*
No el amor que se hace cuando tomo su sexo, mi amor es renuncia a la muerte seductora de todo lo anterior.

*(yo creo que fue culpa de los low riders)